facebook twitter linkedin google-plus

El Externado entrega valiosa herramienta para la lucha contra la corrupción

  • La vicepresidenta de Colombia, el Fiscal, el Contralor y el Procurador aceptaron la convocatoria del Rector del Externado de Colombia de iniciar un diálogo nacional prioritario sobre la corrupción, orientado por la investigación interdisciplinaria que, sobre el particular, adelantó esta Casa de Estudios.
  • Los esfuerzos contra la corrupción han sido en vano, coincidieron los asistentes al panel. Y ello se debe, seguramente, a que no se puede derrotar lo que no se conoce.
  • “Ya pasó la hora de los golpes de pecho. Es el momento de los resultados”: Procurador Fernando Carrillo.
  • Urge profunda intervención a las contralorías territoriales y a las CAR, actuales nidos de corrupción.
  • Fiscal General reclama abolir beneficios penales que se atraviesan en la persecución a la corrupción y desmoralizan a la sociedad.

La Universidad Externado de Colombia, encabezada por su Rector Juan Carlos Henao, hizo entrega de una valiosa herramienta para la lucha contra la corrupción en la que está comprometido el país, un flagelo que constituye el eje de la injusticia social, que pone en peligro la ayuda internacional y la inversión extranjera y que equivale al 4 por ciento del PIB nacional.

Se trata de un conjunto de 47 estudios reunidos en la obra de 4 tomos “La corrupción en Colombia” (2.500 páginas). Se concentran allí múltiples perspectivas, variados abordajes disciplinarios, diagnósticos, propuestas y aproximaciones originales, sobre el más complejo fenómeno de nuestra actualidad como es la corrupción. Fueron 77 los investigadores de todas las facultades quienes aportaron sus trabajos, elaborados a lo largo de dos años y medio, avalados por pares académicos externos.

“La Corrupción en Colombia” es la segunda entrega de la colección editorial “Así habla el Externado”, cuyo primer título, “Minería y desarrollo” fue presentado en 2016.

“La academia libre es el poder más fuerte que tiene una sociedad, es el poder que la ilustra para superar sus males”, dijo Juan Carlos Henao al dimensionar el alcance de este trabajo, al expresar el orgullo por el logro alcanzado con la terminación de este proyecto y al señalar cómo este trabajo supera el fogonazo del titular y la euforia del escándalo efímero.

Para comenzar, la Vicepresidenta de la República, Marta Lucía Ramírez, puso de presente el estrecho vínculo del fenómeno de la corrupción con la cultura, tal como se expone en la mayoría de los trabajos incluidos en la publicación, de tal manera que el problema no se termina con la aplicación de normas y sanciones, pues sus raíces deben ubicarse en la familia y en la educación. “De qué nos sirven tantas leyes que no se aplican”, agregó la invitada, al tiempo que hizo anuncios sobre los planes del Gobierno de atacar la estructura de la corrupción.

La Vicepresidenta mencionó frentes de trabajo que considera prioritarios, como la reglamentación del cabildeo y con él la introducción de mayor transparencia en el proceso legislativo; sanciones a los partidos políticos por avalar a candidatos corruptos; estímulo a la prevención y al control interno.

Al destacar el aporte de la publicación que se puso en circulación y reconocer el liderazgo del Externado, la Vicepresidenta advirtió: “O acabamos con la corrupción, o se acaba el sistema democrático”.

Un ataque frontal a las Corporaciones Autónomas Regionales CAR, convertidas en tenebrosos nidos de corrupción, con impacto negativo en la protección y gestión de los recursos naturales en todo el país, fue una de las principales propuestas del Procurador General de la Nación, Fernando Carrillo.

De otro lado, el jefe del Ministerio Público reclamó con vehemencia que la lucha contra la corrupción en Colombia demanda el fortalecimiento de los organismos de control y del sistema judicial, y no la reducción de sus poderes o la implantación de órganos de control arrodillados.

De igual manera, Carrillo subrayó el renovado interés de la ONU en el fenómeno de la corrupción como obstáculo para el cumplimiento de los derechos fundamentales y amenaza para la democracia.  Para finalizar expresó: “Ojalá siga hablando el Externado, y siga hablando duro”.

Entretanto, el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, enumeró algunas reformas en el campo penal que, en su concepto, son necesarias para luchar contra la corrupción: por ejemplo, cambios en el principio de oportunidad;  la imprescriptibilidad de los delitos contra la administración pública; freno a las reducciones de las penas y otros beneficios, como la casa por cárcel para los corruptos, pues son todas situaciones que conducen, en su opinión, a la impunidad y desconfianza del ciudadano en la justicia.

El Fiscal señaló la proliferación de casos de corrupción en la democracia local, que ha llevado a la investigación de 2.200 personas por parte de su entidad, por comportamientos que representan detrimento por valor de 4 billones de pesos. Según Martínez, se debe enviar un mensaje inequívoco a la sociedad en el sentido de que “la probabilidad del castigo sea cierta”. Y agregó que el reintegro al Estado de los recursos sustraídos por los corruptos, será una exigencia indispensable en el propósito de disuadir los comportamientos censurables.

Al hacer referencia a situaciones concretas, Martínez Neira hizo alusión al sistema pensional en el país y tras reconocer que las reservas pensionales fueron dilapidadas, señaló que hoy persisten focos de corrupción en Colpensiones, donde la entidad ha hallado prácticas frecuentes como falsificaciones de certificados, historias laborales y cálculos actuariales, que han llevado a judicializar a 225 funcionarios. En particular, se refirió al caso de Valledupar, ciudad en la que se ha dado una proliferación inusitada de casos de invalidez por enfermedades mentales.

“Un violador no puede ser el director de un jardín infantil”, expresó el Contralor General de la República, Edgardo Maya, al explicar el insano contubernio que existe entre los miembros del Congreso Nacional y las contralorías territoriales, escenario en el que se manifiesta de la manera más cruda la corrupción, en el que el vigilado nombra al vigilante y este atiende, no los intereses públicos, sino los de su patrón en el capitolio.

Con Maya estuvieron de acuerdo todos los participantes en el panel. Se deben acabar las contralorías territoriales, que son 63, y actúan como ruedas sueltas, aunque, por supuesto, no va a ser fácil debido a sus entronques con el órgano legislativo.

De otro lado, de acuerdo con la opinión del Contralor, la medida propuesta recientemente para limitar el número de periodos de los congresistas, no tendría un efecto apreciable en la cualificación de las costumbres políticas en el país, pues se olvida que, el Congreso de Colombia está infestado de feudos en los que miembros de una misma familia se rotan el poder por años, sin la necesidad de repetir curul.

Los planteamientos de las cabezas de los entes de control, algunos de los cuales se acaban de mencionar, estuvieron acompañados de sendas presentaciones de los editores de los tomos de “La Corrupción en Colombia”, investigadores Carolina Isaza, David Ortiz, Carmen Eloísa Ruiz y Aníbal Zárate, sobre el contenido y alcance de los mismos.

  1. “Corrupción política y sociedad” que contiene 11 escritos que abordan la corrupción desde los medios de comunicación y la opinión pública, desde lo territorial y desde el concepto mismo de corrupción.
  2. “Enfoques sectoriales sobre corrupción”, también con 11 ensayos concentrados en el medio ambiente, el sector educativo, en la salud y en otros servicios fundamentales, así como en la propiedad intelectual, en la investigación científica y en las nuevas tecnologías.
  3. “Corrupción privada”, con 12 capítulos que analizan el tema en el sector privado desde la ética y las instituciones sociales, así como desde las respuestas y retos que tiene en su relación con el Estado y con las esferas empresariales.
  4. “Corrupción, Estado e instrumentos jurídicos”, con 14 escritos que describen la cooptación del Estado por la corrupción, tanto en sus órganos como en sus recursos, a la vez que analiza la influencia del enfoque represivo y las alternativas para superarlo.